7 ene. 2016

STÜBING: EXPOSICIÓN MADRILEÑA

STÜBING/ ORDINE NATURALE
GALERÍA DE ARTE DAVID BARDÍA
MADRID



El arte contemporáneo es sorprendente. Matizo: todo gran arte es sorprendente, impactante en un sentido u otro, o debe serlo. Pero al gran arte clásico del pasado ya nos hemos ido acostumbrando, y la sorpresa inicial deja paso a un gozo sereno y emotivo, salvo alguna excepcional obra que nos seguirá sorprendiendo e impactando cada vez. Volviendo a la contemporaneidad, la capacidad de sorprender a veces parece querer superar el propio contenido de la obra. Es decir, a veces suplanta o solapa la significación primaria.
No es el caso en esta magnífica muestra de este artista valenciano, explosiva de color, como un castillo de fuegos artificiales. Sorprenden muchas cosas, como veremos; en primer lugar la forma, las formas dominantes en este conjunto de obras: el artista ha elegido el tondo, el soporte circular como preferente en sus manifestaciones. El  tondo es un tipo de soporte usado desde siempre en la historia del arte, si bien, generalmente como un extra, como el remate o el colofón de un conjunto. Pero en este caso, Stübing ha decidido usarlo como formato principal de sus obras. Casi es una marca, un sello personal. ¿Por qué esa elección? ¿Qué sugiere la forma circular? Muchas ideas nos vienen a la mente, pero la primera es la del ojo: una gigantesca pupila ocular, como un gran Polifemo que dirige su inmensa lente a un lado y otro. Pero ese ojo no nos mira, es un ojo con el que el espectador mira hacia fuera, hacia la naturaleza, hacia el exterior. Un ojo como de cerradura antigua, por el que el espectador visualiza lo que el artista le quiere mostrar. Ante una de estas pinturas, es como si se colocase un gigantesco monóculo, con de que dirigir, ampliada, su mirada. Se ha comparado este formato también al de una lente del microscopio, lente que amplía la visión. Sin embargo lo que mira no es microscópico, aunque ciertamente aquí aparece aumentado.

Asimismo, el soporte no sólo exhibe circularidad, forma que expresa la perfección, el eterno retorno. Exhibe la textura lisa, brillante, luminosa, incluso transparente, del metacrilato, excelente soporte, recurso estético que permite a la luz un protagonismo que los lienzos o las tablas ( por hablar de soportes más clásicos) impiden.
El metacrilato es un material que recibe las pinceladas y las magnifica. No sólo tiene esta característica: la conjunción de metacrilato y tondo permite borrar las fronteras entre pintura y escultura, porque las obras de Stübing pueden verse, apreciarse, disfrutarse tanto por delante como por atrás: algunas piezas están montadas sobre soportes y el espectador puede caminar alrededor de ellas. En otros casos, se ha combinado alguna de las piezas con una iluminación eléctrica que le da un encanto especial, sobre todo nocturno. Hay además, algunas piezas circulares que no solo están pintadas, sino que están recortadas y juegan con el espacio vacío y el sólido, las luces y las sombras, creando imágenes múltiples.

Usa también Stübing el formato tradicional rectangular, siempre con metacrilato, pero a veces superponiendo capas: fondo de tabla pintada con unos motivos a los que se superpone una o dos capas de metacrilato con motivos semejantes o distintos, pero cuya superposición, unido al efecto lumínico, produce un conjunto francamente atractivo, genera volumen y acercamiento.
Como breves notas claramente escultóricas hay varias pequeñas y deliciosas piezas metálicas, bronces, a base de círculos contrapuestos y calados, y una pieza bastante más grande, que se distingue del conjunto, en la que dos partes metálicas ortogonales se enfrentan con un espejo en medio. Una carpeta de serigrafías de formato circular medio completa el conjunto.

Hablemos, una vez repuestos de la sorpresa formal del soporte, de la sorpresa que genera la propia pintura: explosión de color, de luz, muy mediterránea, con la luminosidad solar de las tierras meridionales ahítas de sol y mar. Es fácil buscar referentes a esta pintura, porque es heredera de una tradición ancestral: desde las pinturas grecorromanas, donde las cenefas florales y voluptuosas giran y se curvan formando arabescos, las interminables Floras renacentistas, ...pero mucho más cercano a nuestros días, la herencia de Matisse marca de modo definitorio todas y cada una de las piezas. Pero no es el único, porque si Matisse es una explosión colorista, ¿qué podemos decir de los juegos arbóreos, boscosos de Cezanne creando tramas con sus troncos cruzados? Incluso algunas de las piezas, sobre todo las ortogonales, traen al espectador flashes de las azarosas líneas de Pollock, por el puro placer del goteo. Matisse, Cezanne, Pollock…buenas referencias, desde luego.
 
Finalmente, consideremos los temas: porque si a una primera mirada puede parecer una obra completamente abstracta, líneas y colores en deliciosa conjunción, una mirada más reposada nos ofrece una visión de la naturaleza, de bosques animados: troncos, hojas, flores, ramas y raíces, bellísimas extracciones vegetales miradas con lente de aumento o simplemente, con placentero mirar. Y es que Stübing es un enamorado de la Botánica (materia de la que imparte sus clases universitarias en Valencia), a la que ha dedicado años de investigación, fotografías, ilustraciones, y finalmente ha desembocado en  el trabajo pictórico del cual tenemos esta muestra, cuyo título, ORDINE NATURALE remite directamente a la naturaleza. Hay que comentar a este respecto que el artista ha basado estos trabajos últimos en la obra del botánico ilustrado Antonio José Cavanilles i Palop (Valencia,1745-Madrid,1804), obra que Stübing ha estudiado y seguido de cerca. Así vemos una serie de piezas donde se descubren flores y plantas que recuerdan las clasificaciones botánicas de Cavanilles, siempre sin romper el estilo que domina el conjunto.
Una exposición, pues,  atractiva, llamativa, luminosa, y ubicada en un excelente espacio.


Gerardo Stübing, (Valencia, 1957). Profesor de Botánica en la Universidad de Valencia. Cursa estudios de grado en Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia.
Stübing es un artista plástico valenciano de origen alemán que cuenta con una dilatada trayectoria y reconocimiento científico en el campo de la Botánica, ciencia que enseña como profesor universitario desde hace 30 años en la Universidad de Valencia.
Sus primeras acciones en el campo del arte se concretan en numerosas aportaciones fotográficas que ilustran diversos libros sobre plantas y eco- sistemas de los que también es autor.
Desde hace 4 años decide ampliar su campo creativo desarrollando obras pictóricas que inicialmente muestran una clara tendencia geométrica que evoluciona progresivamente hacia la biomorfología. Actualmente su obra, fundamentalmente pictórica, se puede definir como una abstracción ambigua inspirada en las plantas y los paisajes naturales, para cuya realización emplea materiales no convencionales y actuales como el aluminio y el metacrilato.
Sus obras, han sido seleccionadas en más de 50 concursos, algunos de máximo nivel como el premio BMW, habiendo obtenido diversos premios y galardones, realizado diversas exposiciones tanto colectivas (más de 40) como individuales (4). Tiene obras en instituciones oficiales: Universi- dad de Valencia, Universidad Internacional de Andalucía, Centro de Estudios del Jiloca), Fundación Bancaja de Segorbe, Instituto Británico de Sevilla y Ministerio de Agricultura.


La Galería de Arte David Bardía está especializada en vanguardias históricas españolas y arte contemporáneo, exponiendo tanto obras de artistas consagrados de los siglos XX y XXI , como artistas emergentes del panorama artístico nacional e internacional, con quienes se desarrolla una importante labor de promoción en estrecho contacto con Museos, Fundaciones, Colecciones privadas e Instituciones públicas.

David Bardía, su director, lleva 25 años vinculado al mundo del arte y más de una década dirigiendo la sede madrileña de la Galeria Victor i Fills. En sus salas se han expuesto obras de artistas como Barceló, Plensa, Tàpies, Miró, Picasso, Dalí, Damian Hirst, Chillida, Anthony Caro, Saura, Millares o Guerrero, entre otros.También acogió la primera exposición individual de la nuera de la Baronesa Thyssen, la artista neoexpresionista Blanca Cuesta.
Actualmente, la Galeria de Arte David Bardía representa y cuenta con obras de artistas tan destacados como Jaume Mestres Estartús, Willy Ramos, José Antonio Legorburu, Pedro Sandoval, Abellán Julía, Tra Bouscaren, Mariano Cobo, Philippe Heurtaux, Angels LeFou, Alfonso Méndez, Mariko Taki Umeoka, Jorge Rando y Blanca Cuesta.



Fuensanta Niñirola

4 sept. 2015

30 ago. 2015